Mutaciones genéticas en el Melanoma:

El cáncer se origina como consecuencia de mutaciones genéticas que promueven el crecimiento de la enfermedad. En el Melanoma, una de las mutaciones más frecuentes se llama BRAF y está presente el 40-50% de los casos.

Existe una prueba de diagnóstico para determinar si el gen BRAF está mutado.

Se trata de una prueba sencilla que puede solicitar el médico una vez confirmado el diagnóstico de Melanoma y en pocos días se obtiene el resultado. Esta prueba sirve para conocer en forma personalizada a la enfermedad y seleccionar el tratamiento más adecuado de acuerdo con la mutación identificada.

Aparte de BRAF, el Melanoma puede tener otras mutaciones genéticas como ser NRAS o cKIT, sin embargo, al no haber tratamientos disponibles para estas mutaciones, no es frecuente que se solicite esta prueba de diagnóstico.

El cancer de piel se deja ver

#OcupateDeTusManchasHoy